Estás aquí: Inicio » Personajes » PERSONAJE DOMINICANO: Enrique Lithgow Ceara
PERSONAJE DOMINICANO: Enrique Lithgow Ceara

PERSONAJE DOMINICANO: Enrique Lithgow Ceara

Enrique Lithgow CearaPERSONAJE DOMINICANO: 3 de octubre de 1949, Enrique Lithgow Ceara fue un prominente médico asesinado por esbirros de la tiranía trujillista, con cerca de 38 años; unos atribuyen su muerte a comentarios hechos por él sobre la supuesta enfermedad prostática del sanguinario dictador, que gobernó la República Dominicana por más de 30 años con manos criminal.Otros dicen murió por su supuesta inconformidad pública cuando se le ordenó que moviera su automóvil de la avenida George Washington donde estaba estacionado y paseaba con frecuencia Trujillo en horas de la tarde.

Dr. Enrique Lithgow Ceara

Este valioso médico y patriota dominicano nació en La Vega en el 1911. En su ciudad natal realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio del Padre Fantino.

En el 1930 se trasladó a Santo Domingo para poder realizar sus estudios universitarios. Sus escasos recursos le impusieron trabajar desde el inicio de su carrera. Su primer empleo fue como ayudante de laboratorio en la Clinica del Dr. Octavio del Pozo.
Su vivienda estaba localizada en una de las habitaciones del hospital militar de Santo Domingo que estaba situado al lado de la fortaleza Ozama.
Se dice que la habitación en que dormía era la antigua sala de Rayos X. Consiguió un trabajo en el Hospital de Azua, por lo que tuvo que suspender sus estudios para hacer unos ahorros. Pudo regresar a Santo Domingo a trabajar en el Laboratorio del Hospital Padre Billini, en ese entonces bajo la dirección del Dr. Francisco Benzo.
Se graduó de Doctor en Medicina en el 1940, tras presentar su tesis sobre “ensayo de Sifilografía en Santo Domingo”. Tras su graduación, y gracias a las gestiones de su amigo el Dr. Luis F. Thomen consiguió una beca para estudiar en New York en el 1941.
De hecho fue el primer medico latinoamericano en obtener la beca de la Fundacion Dazian para estudiar en el Hospital Mount Sinai en esa ciudad. Realizó su especialidad en Anatomía Patológica, recibiendo clases de los profesores Kempler y Otani, dos de los patólogos mas sobresalientes de la época. Su excelente desempeño motivó que la beca, que originalmente seria por un año se extiendiera por otro periodo de doce meses. Fue reconocido y promovido por su dedicación y capacidad profesional.
En la ceremonia de entrega de sus diplomas en el 1943, el Jefe de Laboratorio del Hospital Mount Sinai, le informo que la Universidad de Columbia estaba en disposición de ofrecerle una posición docente e investigativa.
El Dr. Lithgow declino esa proposición para regresar a nuestro país. Uno de los campos que investigo y en los que se interesó fue el diagnostico del cáncer. Ya el Dr. Heriberto Pieter iniciaba la idea del Instituto del Cancer, y seguramente influyo en el Dr. Lithgow para su regreso. Ya de vuelta en Santo Domingo, fue nombrado capitán del Cuerpo Medico del Ejercito Nacional, y Jefe del Laboratorio del Hospital Padre Billini. Realizaba estudios de anatomía patológica en los diferentes centros en que laboraba.
Una de las situaciones que debio afrontar y crear consciencia en nuestros médicos era, que debían esperar los resultados de la biopsia, esto es, de la anatomia patológica antes de tomar la decisión final del procedimiento o la magnitud de este.
Fue Catedratico de la Universidad de Santo Domingo. Escribió artículos en las revistas medicas de la época.
En 1949 se refirió a la epidemia de encefalomielitis equina en la zona de Montecristi. Viajaba por todo el país, dando charlas, examinando casos y orientando con sus diagnosticos certeros.
Hablaba cuatro idiomas, y rechazó varias ofertas de trabajo en el extranjero. Hombre de gran inteligencia y preparación prefirió quedarse en su patria.

Fue asesinado por esbirros de la tiranía Trujillista en el 1949, con cerca de 38 años de edad. Las explicaciones sobre su muerte van desde la teoría de que se originó por comentarios que realizó sobre la enfermedad de la próstata de Trujillo, o que a un personaje de la que época , le molestó un comentario que hizo sobre un parqueo. De cualquier modo, su carro fue lanzado al rio Ozama, para simular un accidente. El Hospital Militar al que tanto sirvió recibió con gran justicia su nombre en el 1962.

Fuente: https://historiadelamedicinadominicana.wordpress.com

Scroll To Top
Login

shared on wplocker.com