PERSONAJE: Gerónimo de Peña. | Radio Educativa Dominicana
Estás aquí: Inicio » Personajes » PERSONAJE: Gerónimo de Peña.
PERSONAJE:  Gerónimo de Peña.

PERSONAJE: Gerónimo de Peña.

Geronimo de PenaPERSONAJE:  Gerónimo de Peña.

1856.- Muere el general Gerónimo de Peña por las heridas recibidas durante la Batalla de Sabana Larga.

El coronel Gerónimo de Peña fue otro de los oficiales superiores que abonaron el campo de Batalla en Sabana Larga, con su sangre, dejando la huella indeleble del héroe militar dominicano. En el parte oficial del general dominicano triunfante, Juan Luis Franco Bidó, se consigna que, después de una jornada de tal magnitud, a las 16:00 horas, cesó el fuego y ya quedaban ellos, los haitianos -en sus límites- , donde siempre deben mantenerse; con la buena voluntad y apoyo recíproco de dos naciones hermanas que comparten una isla.

Monumento a la batalla Sabana LargaYa en la recalada, coincido con historiadores militares nuestros en el sentido de que, la Batalla de Sabana Larga fue el Waterloo del emperador haitiano Faustino I- Faustino Soulouque-, quien no pudo atacar jamás suelo dominicano, porque en ese histórico y sangriento enfrentamiento, las fuerzas militares haitianas perdieron la necesaria potencia de combate y la indispensable moral, al ser derrotados de manera contundente por otras fuerzas militares menos numerosas, pero decididas a ser libres bajo un haz de energía ecuménica, unidas en un férvido ideal independentista que afilaba el machete, símbolo de poder y gallardía de nuestros fieros soldados.

Con esta memorable batalla, cerramos el ciclo de la guerra por nuestra Independencia (1844-1856). Y nos despedimos, rememorando nuestro bautizo de fuego en la Fuente de Rodeo, el 11 de marzo de 1844, “donde la sangre de nuestro naciente Ejército, fecundó las ubérrimas tierras de esa región”, como me señalaba el general de brigada de infantería e historiador, Leónidas Báez, E.N; colaborador incondicional de nuestros ensayos, junto al teniente coronel y también historiador Sócrates Suazo, E.N.

Las ondas expansivas del trabucazo de Mella, el general, prócer de la Independencia y la Restauración, anunciaron al mundo el nacimiento de una nueva República, que desde ese momento, iba a formar parte de una vez y para siempre, del concierto de naciones libres, soberanas e independientes, la cual debe navegar siempre bajo el mando de un capitán dominicano, aferrado al timón del valor, la fe y el trabajo honrado, para forjar con disciplina, planificación, amor por el suelo patrio y conciencia cívica, un futuro promisorio para una tripulación con derecho a la paz, progreso y felicidad, consciente de sus deberes, manteniendo esa rosa náutica orientadora firme en su norte de valores y principios, colocando a Duarte, Luperón y demás prohombres, paladines de nuestra Independencia, en el palo mayor de la gloria, como recordatorio eterno de preservar el legado de libertad, sellado con sangre y sacrificios en las gloriosas gestas independentistas. ¡Dios Patria y Libertad! ¡Qué viva siempre, por los siglos de los siglos, la República Dominicana!

Scroll To Top
Login

shared on wplocker.com