Estás aquí: Inicio » Personajes » PERSONAJE: Radhamés Gómez Pepín
PERSONAJE: Radhamés Gómez Pepín

PERSONAJE: Radhamés Gómez Pepín

Radhames Gomez Pepin-02PERSONAJE: Radhamés Gómez Pepín

Nació un 14 de diciembre de 1927, en el barrio La Joya, de Santiago de los Caballeros, hijo del periodista Ramón Gómez y la educadora Ana Pepín de Gómez, lo que resultó fundamental para inclinarlo por los estudios, la lectura y la cultura general.
Le sobreviven su esposa Cornelia Margarita Torres hoy viuda Gómez, y sus hijos Radhamés Cómez Sánchez, Ramón Gómez Sánchez, César Gómez Navarro, Patricia Gómez Liz, Laura Gómez Liz, Orlando Gómez Torres y Adriana Gómez Torres.

Su vida
Siendo muy joven e influido por la tradición católica de sus padres, ingresó al Seminario Padre Fantino, del Santo Cerro, de los sacerdotes Jesuitas, quienes le aportaron el dominio del latín y las nociones fundamentales de filosofía y literatura. No terminó al descubrir que su vocación no era la de las parroquias.

Hizo la secundaria en el liceo Francisco Ulises Espaillat y en 1947 sorprendió a la familia al optar por una plaza de cadete en la academia de la entonces Aviación Militar Dominicana, en la cual se graduó, pero el ambiente autoritario de una dictadura vivida desde los cuarteles, no era lo suyo por lo que pidió su baja varios meses después de salir como oficial. Pero asimiló el don de vivir con disciplina y orden a su derredor.
Sus regalos de infancia más preciados, los que exhibía con orgullo aun siendo ya un adulto, eran los libros y las enciclopedias que le obsequiaban sus padres.

Una influencia docente que le ayudó en su formación fue la del profesor Antonio Cuello, de la prestigiosa Academia Santiago, caracterizada por la estricta formación de que dotaba a sus estudiantes.

La Información
En 1952, con respaldo de su padre, se inicia en el periodismo en La Información de su natal Santiago. Era disciplinado en sus rutinas de trabajo e ingente para buscar y redactar las noticias, fama que se fue extendiendo hasta la capital.

El Caribe
En 1956 es llamado a trabajar a la capital desde la redacción de El Caribe por lo que se muda a Ciudad Trujillo, para cubrir asignaciones muy vinculadas con las actividades oficiales de la familia Trujillo: visitas de comisiones internacionales y altos dignatarios y particularmente los recorridos de Trujillo a las provincias.
Le ordenaron entrevistar a los cubanos sobrevivientes de la acción heroica armada del 14 de Junio de 1959, Delio Gómez Ochoa y Pablito Mirabal.

Cuando se precipita la dictadura, renuncia de El Caribe y pasa a dirigir el periódico La Verdad, de la Unión Cívica Nacional, entonces agrupación patriótica.

En 1962 retorna a El Caribe donde inicia la publicación de su columna Pulsaciones que se transformaría en un ícono de opinión del diarismo dominicano.

Sale en 1963, de El Caribe y pasa brevemente por la redacción del Listín Diario, como asistente de don Rafael Herrera.

Otra vez llega a El Caribe en 1964, donde era su jefe de redacción cuando estalla la Revolución de Abril de 1965.

El Nacional

En 1966, cuando es dinamitada la planta de la Revista !Ahora!, fundada por Rafael Molina Morillo, es Gómez Pepín de los fundadores del vespertino El Nacional, con el cual un grupo de periodistas se propusieron responder al terror militar que pretendía acallar la libertad de prensa. Estuvo en El Nacional hasta 1971, cuando pasa a dirigir Noticiario Popular, de Radio Popular.

En 1973 es designado director del matutino El Sol hasta 1978, cuando pasa a dirigir Noticiario Popular, de Radio Popular, y al mismo tiempo y con el mismo cargo, entra a la Revista !Ahora!, recién adquirida por José Luis Corripio Estrada (Pepín).
En 1983 entra como subdirector a El Nacional hasta septiembre de 1988 cuando Pepín le solicita que pase a ser el director, cargo que ocupó hasta el último día de su vida. Al momento de su partida, su esposa es la periodista Cornelia Margarita.
Radhamés Gómez Pepín fue galardonado como Premio Nacional de Periodismo en el año 2009.

Muerte
Murió el 26 de octubre de 2015, a la edad de 87 años de edad causa de insuficiencias respiratorias, en el Centro de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat).dirigió El Nacional durante 27 años ininterrumpido.

Gómez Pepín, quien murió a las 7:00 de la mañana

Anécdotas
“Yo iba a ser Papa, Sumo Pontífice, ¿te digo por qué?, porque yo estuve en el Seminario del Santo Cerro, estudiando inicialmente para cura, pero yo les daba clases a Roque Adames y a José Antonio Flores y ellos llegaron a obispos, entonces yo iba a llegar a Papa “.

El nombre mío, Radhamés, de acuerdo a mi acta de nacimiento, se escribe R-a-d-h-a-m-é-s, y así lo escribía en elCaribe. Un día, veo que en un artículo mío sale R-h-a-d-a-m-é-s, o sea, rodaron la H, y fui donde Pablo y le dije: ´como aquí son tan meticulosos con los nombres, déjeme decirle que el nombre mío lo escribieron mal´, y me dice: ´ anjá´ y se me queda viendo. Le explico la cuestión de la H y me dice: ´tú sabes que El Jefe tiene un hijo que se llama Rhadamés, digo:´ sí, pero yo soy más viejo que él, a mí me pusieron Radhamés primero que a él´ y dice: ´sí, es verdad, pero El Jefe llamó para decir que por qué es que aquí no saben escribir Rhadamés, que la H va donde salió hoy, después de la R, como se escribe el nombre del hijo de él´. Me quedo pensando: ¡qué vaina! y me dice Pablo: ´¿qué tú opinas de eso?, le respondí: ´¿que qué yo opino?, oh, que habló la Real Academia de la Lengua. Así estuve con esa hache ahí varios meses, y tú no te imaginas, después de que mataron a Trujillo, como a la semana, yo recuperé mi nombre. Volví a poner la H donde iba y cuando la escribí dije: ´¡es ahí que va co..!´.

Hice periodismo cuando Trujillo, en los 12 años de Balaguer y en la democracia. El sinvergüenza de Balaguer me metió preso en La Victoria una semana, acusado de traficante de armas, oye que hijo de la gran p… Te lo digo honestamente, yo no sé diferenciar un revolver de una pistola. Nunca he portado un arma, ni siquiera un cuchillo y estuve en la Aviación, como estudiante. La prensa comenzó a presionar y Balaguer mandó a que me soltaran. Trabajar cuando el gobierno de don Antonio Guzmán, ¡diablo!, cambió todo bárbaramente. El pueblo comenzó a respirar, sabían que don Antonio no era un bandido. Creo que los comunicadores han incurrido en excesos en las libertades de expresión, en la televisión. Las palabrotas están a dos por chele y nadie dice nada. El chofer mío me dijo que doña Zaida Lovatón no hubiera soportado esto.

Eso ha sido lo malo de la democracia, el abuso y los excesos. Por todo lado, la mejor arma de un periodista es la independencia. Lo mejor que puede exhibir es un historial limpio, sin mendicidades de ningún tipo. A la nueva generación le falta amor al oficio y preparación académica.

Tomado de:

¿Quién fue Radhamés Gómez Pepín?

Scroll To Top
Login

shared on wplocker.com