Estás aquí: Inicio » Educativa Hoy » Un día como hoy 17 de febrero, pero del año 1962, fue el día que los policías de la República Dominicana se rebelaron contra su nuevo Jefe el coronel Manuel Secundino Pérez Peña, quien no pudo tomar posesión.
Un día como hoy 17 de febrero, pero del año 1962, fue el día que los policías de la República Dominicana se rebelaron contra su nuevo Jefe el coronel Manuel Secundino Pérez Peña, quien no pudo tomar posesión.

Un día como hoy 17 de febrero, pero del año 1962, fue el día que los policías de la República Dominicana se rebelaron contra su nuevo Jefe el coronel Manuel Secundino Pérez Peña, quien no pudo tomar posesión.

El dia que los policias de la Republica Dominicana se rebelaron contra su nuevo JefeSANTO DOMINGO. Hace 53 años, para esta fecha, en la Policía Nacional aún se hablaba de lo ocurrido el día anterior: la protesta de cientos de agentes para que no tomara posesión el nuevo Jefe.

Aunque en los registros históricos de la Policía, aparece el coronel Manuel Secundino Pérez Peña como uno de sus jefes, éste no pudo tomar posesión, a pesar de haber sido nombrado por el Consejo de Estado el sábado 17 de febrero de 1962.

En su edición del 18 de febrero, el periódico La Nación publicó como noticia principal: “Miembros de Policía Nacional rechazan nombramiento de nuevo Jefe institución”. El Caribe del 19 de febrero tituló: “Demostración impide asumir cargo a un recién designado Jefe de la Policía Nacional”.

¿Por qué se rebelaron? Las crónicas periodísticas reportaron que el domingo 18 los agentes hicieron paro laboral y se congregaron temprano en la mañana en el Palacio de la Policía para protestar. Alegaban que el designado jefe maltrataba a los miembros de las Fuerzas Armadas, y que fue expulsado de esa institución por sus cualidades aviesas.

Además, que supuestamente pretendía desarmar a los policías y enviarlos a las calles sólo con sus macanas, y expulsar a los agentes llamados “caliés”, que eran exmiembros de los cuerpos represivos de la dictadura trujillista incorporados a la Policía.

El periódico La Nación narró que el día de la revuelta, un grupo de los manifestantes penetró al despacho que ocupaba Pérez Peña. “Lo levantaron de su asiento, tomándole por el saco, rompiéndoselo, y según se afirma, hasta le dieron una bofetada”, decía la historia.

Agregó: “Varios agentes afirmaron que cuando Pérez Peña era mayor del Ejército Nacional, hizo a varios miembros de esa institución comer aguacates podridos, y por la más mínima cosa los abofeteaba, aparte de insultarlos soezmente”.

Los consejeros Antonio Imbert Barreras y Luis Amiama Tió visitaron el Palacio de la Policía y se percataron del tenso ambiente. El presidente Rafael Bonnelly, miembros del Consejo de Estado y oficiales de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional se reunieron, quedando designado como nuevo Jefe el coronel Bienvenido de Castro Ortiz, quien ocupó la jefatura por poco tiempo.

El secretario de Interior y Policía, mayor general Félix Hermida hijo, le puso las insignias a De Castro.

Informó que Pérez Peña renunció “porque no podía pertenecer a un cuerpo donde no era querido”.

El 19 de febrero La Nación publicó la posición del depuesto Jefe. Pérez Peña, de 41 años de edad, había sido dado de baja del Ejército Nacional durante la tiranía por “no transigir con ciertos abusos”. Fue perseguido y expulsado del país.

Él consideró la exaltación del día anterior como “fruto de agitadores minoritarios”, y que hubo “contagio de conveniencias personales”.

Extraoficialmente se informó que el movimiento opositor obedeció a que “caliés” que pertenecían a la Policía suponían que Pérez Peña los destituiría por indeseables.

Scroll To Top
Login

shared on wplocker.com